Un nuevo giro en los bastidores protegidos con lona

El borde de carga bajo de un bastidor para vidrio es imprescindible para una estructura de transporte con altura de carga máxima y facilita a los empleados la tarea de colocar vidrios y materiales pesados y de gran formato. Ahora bien, la poca distancia existente entre la cubierta del bastidor y el suelo también conlleva que, durante el transporte, la carga quede expuesta a la lluvia, los impactos de piedras y las salpicaduras en función de las condiciones meteorológicas.

Vista completa de lado

Un nuevo giro en los bastidores protegidos con lona

Una lona de protección contra salpicaduras solucionaría parcialmente el problema y protegería de la suciedad más gruesa y de los rociones de los vehículos que van en sentido contrario a una altura de hasta 120 cm desde la superficie. Sin embargo, si se desea o se requiere una protección máxima, el transporte se debe llevar a cabo sobre un bastidor con toldo corredizo, en el que la carga quede totalmente protegida. Una solución prácticamente perfecta si no fuera por el tiempo que requieren la apertura y el cierre manuales. Dicho tiempo invertido es una nimiedad cuando se entregan materiales a uno o dos clientes, pero en el sector del transporte y la distribución puede convertirse en un factor nada desdeñable con relativa rapidez.

Con el fin de reducir este derroche de tiempo, HEGLA Fahrzeugbau inició en 2015 un proyecto piloto junto con Markus Holpp, director general de Glas Wehrle, situada en Villingen-Schwenningen, y de Glashandel Tuttlingen. El resultado de dicho proyecto fue la lona enrollable automática, diseñada en HEGLA Fahrzeugbau, que tiene como objetivo simplificar el manejo, así como reducir el tiempo de carga y descarga. De forma similar a como funciona una puerta enrollable, con el nuevo sistema la lona se enrolla y se desenrolla con solo pulsar un botón y deja acceso libre al bastidor con total simplicidad.

Apertura de la lona durante el trayecto

No es necesario supervisar la apertura y el cierre de la lona, lo que a su vez permite ahorrar aún más tiempo. Durante la entrada del vehículo en las instalaciones, o bien directamente después de subir a este, el conductor puede activar la lona mediante un botón situado en el interior del vehículo para así poder descargar el bastidor nada más llegar al destino. De la misma manera, y para un mayor ahorro de tiempo, el trabajador tiene la posibilidad de emprender la marcha directamente después de asegurar la carga, mientras la lona va cerrándose automáticamente. "Esto no solo permite un ahorro considerable de tiempo —comenta con total convencimiento el director general de HEGLA Fahrzeugbau, Hans-Peter Löhner—. También evita tener que escoger entre, por un lado, una mayor protección frente a la humedad, las salpicaduras y los impactos de piedras y, por otro, la simplicidad en los procesos logísticos y de manipulación".

Desde 2015, se ha probado el uso de un camión con este tipo de equipamiento y, según el director general Markus Holpp, funciona a la perfección aun en las condiciones meteorológicas más adversas. El vehículo ha tenido muy buena acogida tanto entre empleados como entre clientes. Además de sus ventajas prácticas, los empleados valoran positivamente de la lona enrollable automática el no tener que ensuciarse o mojarse durante su manejo, tal y como ocurría con la lona corrediza. Por su parte, los clientes se muestran satisfechos de que todo el proceso de entrega trascurra considerablemente más rápido y de que la rampa de carga o la zona de acceso del vehículo queden libres de nuevo en muy poco tiempo.

Manejo desde el interior y el exterior

Tanto el accionamiento como el árbol de transmisión de la lona enrollable están montados y conectados mediante cables en el vehículo de forma fija, en una caja de aluminio con un peso optimizado, lo que permite un gran ahorro de espacio. Para una mayor comodidad en la manipulación y la máxima seguridad, la unidad de manejo se monta al lado del asiento del conductor y, de esta manera, puede utilizarse desde este o bien desde el exterior.

En función del vehículo y del bastidor que se utilice, la lona permite disponer de una altura de carga libre de 265 cm. Se pueden equipar todos los modelos de 12 y 18 toneladas y, en algunos casos, es posible añadir otros complementos posteriormente. "Los espejos de alta calidad, vidrios especiales y unidades de vidrio aislante llegan protegidos al cliente, lo que refleja una gran orientación hacia la calidad y hacia el transporte profesional", destaca Hans-Peter Löhner, quien también comenta que, además, la lona enrollable permite ahorrar tiempo, dispone de una superficie bien visible y rotulable para publicidad y, por si fuera poco, facilita a los empleados sus tareas diarias.

Entrevista con Markus Holpp, director general de Glas Wehrle, situada en Villingen-Schwenningen, y de Glashandel Tuttlingen.

Pregunta: ¿Por qué recomienda la lona enrollable?

Markus Holpp: Por norma general, todo el vidrio de calidad superior debe transportarse protegido con una lona. El cliente ya no acepta una entrega sin dicha lona y, por otra parte, tenemos que descargar los materiales con rapidez hasta en 25 puntos diferentes.

Pregunta: ¿Dónde cree que reside su mayor ventaja?

Markus Holpp: Dado que la lona se abre ya desde que el vehículo va llegando a su destino y se vuelve a cerrar mientras lo abandona, ahorramos 5 minutos por cada descarga. En total, esto supone un ahorro de hasta 2 horas al día.

Ahora el problema que tenemos es que los conductores se pelean por los vehículos con lona enrollable.

Pregunta: ¿Porque son más cómodos y rápidos?

Markus Holpp: Más cómodos, efectivamente. Para ellos la cuestión del tiempo no era tan importante, porque a fin de cuentas el tiempo se paga. Para los conductores, una de las ventajas principales es que ya no tienen que mancharse corriendo y descorriendo una lona empapada y sucia. Además, cuando la capota está levantada, el conductor no puede entrar en el vehículo mientras que los encargados del almacén lo cargan. Este inconveniente también desaparece con el uso de la lona enrollable.

Pregunta: ¿Y qué dicen los clientes?

Markus Holpp: Para ellos, lo que importaba era únicamente que el vidrio llegara en buen estado. A nuestros clientes les gusta que no les bloqueemos la zona de carga durante tanto tiempo.

Contacto de prensa:

HEGLA Fahrzeugbau GmbH & Co. KG

74589 Satteldorf (Alemania)

Carsten Koch
Teléfono: + 49 (0) 52 73 / 9 05 - 121
Correo electrónico: carsten.koch(at)hegla.de 

Imágenes 1 y 2: Espejos, vidrios o unidades de vidrio aislante se colocan en el bastidor y llegan a su destino protegidos de la humedad, los rociones o los impactos de piedras, demostrando la importancia del material y su transporte profesional.

Imágenes 3 y 4: Durante el trayecto se puede abrir o cerrar la lona automática del bastidor, de manera que, una vez que ha llegado el vehículo, se puede retirar de forma rápida, con un gran ahorro de tiempo.