Posibilidades poco exploradas: furgonetas urbanas para envíos y servicios urgentes

Son manejables, pequeñas y de uso universal. No obstante, para realizar servicios y para la entrega de vidrio, ventanas y elementos de construcción se ha impuesto especialmente el uso de los vehículos industriales de mayor tamaño y hasta 3,5 toneladas de peso bruto, mientras son pocas las empresas que recurren a las furgonetas urbanas. Y es un error, según la opinión de Hans-Peter Löhner, director general de HEGLA Fahrzeugbau, que cuenta con sedes en Satteldorf, Beverungen y Kretzschau. «Ya sea para ir a Correos por la mañana o al mediodía para realizar un servicio a un cliente, los vehículos de reparto urbanos pueden destacar por encima de los de mayor tamaño por todas las posibilidades que ofrecen en el día a día y por sus medidas, a las que estamos más habituados», señala Löhner. Casi todo el mundo dispone de un permiso de conducir para este tipo de vehículos y, con él, el denso tráfico en la ciudad apenas supone mayores problemas para el conductor.

VW Caddy

Para ampliar su variedad de usos, sobre todo de cara a los repartos, estos vehículos, incluso los más pequeños, pueden equiparse con un bastidor exterior. Por ejemplo, si se utiliza una estructura de HEGLA en un VW Caddy con larga distancia entre ejes, se consigue una posición de carga adicional con una longitud útil de más de dos metros. Además, la carga exterior no solo acepta medidas mucho mayores que el interior del vehículo, sino que este, además, queda libre para las herramientas, los materiales de montaje u otra mercancía. Las unidades de vidrio aislante, ventanas y otros materiales de gran formato también pueden colocarse fácilmente sobre el bastidor para su transporte al tiempo que quedan accesibles. El montaje y la colocación cuidadosos con el material reducen también el riesgo de daños durante la carga y la descarga. Por su parte, las barras de sujeción, acolchadas y ajustables al material de carga, ofrecen la fijación necesaria para un transporte profesional. Asimismo, el material puede fijarse de forma adicional con correas y con los raíles de amarre disponibles de serie.

En caso de que se haya equipado el vehículo con un bastidor de extracción rápida, es posible desmontar la estructura de transporte con unos pocos movimientos. De esta manera, puede retirarse para utilizar el vehículo con fines privados, para su mantenimiento, para el cambio de neumáticos o para montarla en otro vehículo de reparto.

El bastidor está compuesto de perfiles de aluminio resistentes a la torsión que, al estar completamente soldados, garantizan una gran durabilidad. Para aprovechar al máximo las posibilidades de carga del vehículo, las estructuras de transporte se ajustan al vehículo en cuestión y en estrecha colaboración con el fabricante.

Para materiales que requieran una protección especial o para planificar de forma más flexible los itinerarios y dar servicio a varios clientes, todos los vehículos pueden equiparse también con un bastidor interno.

«Nuestros clientes utilizan las furgonetas urbanas para servicios exprés, para servicios de reparto y mensajería y, sobre todo, cuando no se necesitan grandes furgonetas o camiones para la tarea en cuestión, o bien si su uso hiciera los trayectos innecesariamente complicados», explica Hans-Peter Löhner.

Contacto de prensa:

HEGLA GmbH & Co. KG
37688 Beverungen (Alemania)

Carsten Koch

Teléfono: + 49 (0) 52 73 / 9 05 - 1 21
Correo electrónico: carsten.koch(at)hegla.de 

Imagen 1: VW Caddy con bastidor lateral y portaequipajes: en el bastidor hay espacio suficiente para la carga. La escalera de mano se coloca cómodamente sobre la cubierta.

Imagen 2: Bastidor interno plegable para un transporte con mayor flexibilidad y protección en la parte posterior del vehículo.